dilluns, 28 de març de 2011

Crist del bon amor, 15è aniversari.


Ja són quinze anys del Crist del Bon Amor i divuit de la confraria. Una edat molt dolça pel meu Crist i la majoria d’edat per la confraria. Per celebrar-ho em van convidar a fer un article que amb molt de gust vaig redactar. Expressa molt be el sentit que està tenint en la meva vida d’escultora. Transmeto les seves paraules tal i com han estat publicades en les seves pàgines:

“Cada Viernes Santo no falto a mi cita secreta con el Cristo del Buen Amor. Es una cita del corazón, con Cristo Nuestro Señor y el trabajo que realice con Él, algo muy especial. Porque aunque Él pertenezca a la Cofradía del Cristo del Buen Amor y Nuestra Señora de La Amargura, yo siempre seré la madre que le dio luz y Él mi hijo predilecto. Así somos los escultores que creamos hijos de madera, de barro de bronce… Como todas las madres estoy muy orgullosa de este hijo, que de una manera muy peculiar es Padre mío en el cielo.

A las tres de la tarde cumplo cita con el Crist de la Sang de Reus, mi ciudad natal, en la ceremonia de “les tres gràcies”. A las cuatro de la tarde estoy en Tarragona para ver a mi Cristo en la rambla nova y después contemplar su subida a la plaza del rey junto a los otros pasos de la procesión del “Sant Enterrament” de Tarragona. Me encanta lo bonito y bien cuidado que está. La magnífica alfombra de claveles rojos y los lirios o otras florecillas lilas que lo acompañan lo realzan con una elegancia especial. Son un bonito destello de naturaleza a su lado. Cada año está espléndido, cada año estoy contenta de verlo y me pregunto cómo habrán colocado las flores para la ocasión. Contemplo al Cristo y lo acaricio con la mirada silenciosamente de una manera que solo sabemos hacer y entendemos los escultores. Es una mirada que goza en recorrer su forma y entender como y porque está viva como lo está este Cristo. Es una mirada que penetra en el interior de la forma y capta la esencia que la da su fuerza. Me gustaría que quien lo mirara pudiera ver y sentir lo mismo que yo porque participaría de la parte más bonita de su existencia de Cristo del Buen Amor.

Es día de reencuentro con el Sr. José Manuel Núñez y sus compañeros, los otros cofrades que conocí quince años atrás, y otos nuevos que lo acompañaran en la procesión. Tengo la sensación de que no han pasado los años. Los veo de año en año igual de contentos y orgullosos de estar junto a mi Cristo que es el suyo. Nos saludamos y intercambiamos amables palabras, siempre al lado del Cristo. Ahora recuerdo la primera vez que hablé con el y me habló de este Cristo y de toda la lucha que estaba teniendo para llevar a cabo su proyecto. Me propuso un reto y a mi me encanta superar este tipo de dificultades y dar el máximo de mis posibilidades. Le puse toda la ilusión y energía de que disponía. Me dejé llevar por su idea con la que me identifiqué rápidamente para poder crear una figura muy especial acorde con el delicado encargo que me hacían y acorde con mis sentimientos. Me puse en situación y fui venciendo dificultades con fe y muchas horas de trabajo. El resultado lo podéis contemplar en este Cristo del Buen Amor, que por muchos mas años nos pueda acompañar a todos, sobretodo en el corazón, que es donde reside el verdadero amor.”

L'Aran acabada

 Avui us presento l'Aran acabada. He treballat sense ella per fer els detalls finals l'equivalent aproximat en temps d'unes tr...